Lunes 27 de Mayo de 2019

Gildo Onorato, dirigente nacional de Movimiento Evita y CTEP: La unidad se está gestando desde abajo

18/02/2019 - 10:31

POSADAS. El secretario de Políticas Sociales del Movimiento Evita, e integrante de la Comisión de la Coordinación Nacional de la Confederación de Trabajadores de Economía Popular (CTEP), Gildo Onorato, estuvo varios días en Misiones y recorrió con el diputado provincial Martín Sereno (Partido Agrario y Social), las localidades de Garupá, Bernardo de Irigoyen, Comandante Andresito y Puerto Iguazú, entre otras. En Posadas se reunió con referentes de organizaciones sociales como Graciela De Melo y Felipe Mazacote (Corriente Clasista y Combativa); Celeste García (Movimiento Evita), Juan "Chito" Pasamán (CTA Autónoma), Fernando Fernández (Partido Socialista de Misiones) y Víctor Rosenfeld (PCR) y el Partido del Trabajo y del Pueblo, y el diputado, Martín Sereno, candidato a revalidar su banca en la Cámara de Representantes de Misiones, y dirigente provincial de la CTEP.

 

Habló, entre otros temas, de la multitudinaria reunión federal que se realizó el 13F. "Fue muy contundente en todo el país, y en Buenos Aires hubo una enorme manifestación pacífica, donde desde el Evita y la CTEP planteamos la agenda legislativa que hace un tiempo presentamos ante los legisladores, y que el oficialismo y algunos sectores de la oposición hicieron que leyes como la Emergencia Alimentaria, Infraestructura Social, Emergencia en Adicciones y Agricultura Familiar, duerman en el Congreso de la Nación.

Después reclamamos dos temas centrales: el hambre, que es el gran problema en la barriada popular. Las familias se alimentan poco y mal, y la emergencia alimentaria que es una demanda central hoy en la Argentina", aseguró.

 

Los cambios son posibles con la lucha en las calles

El joven dirigente remarcó la necesidad de plantear una propuesta laboral que permita salir del subsidio y encontrar una vida digna a través del trabajo de interés social, que llevan adelante los movimientos populares, tanto en lo rural como en lo urbano. 

"Ya quedó demostrado que la unidad de los movimientos populares tiene capacidad de fijar agenda y convocar a otros sectores, como fue la participación de algunos gremios en esta marcha en un año con mucha conflictividad, producto del desastre que está generando el modelo de Cambiemos, que centralmente es una fábrica de pobres", definió.

Para Onorato, la situación social incide en la construcción política a partir de que "la unidad se viene gestando, brotando desde abajo, y tenemos que construirla sin restricciones, sin proscripciones, donde los movimientos populares, con hombres y  mujeres, tengamos propuestas concretas, siendo parte de esa gran unidad opositora; probablemente en el marco de una primaria donde sea la voluntad popular la que elija quiénes son los mejores representantes para enfrentar a Cambiemos".

 

Se vienen cuatro años transición para abordar

El secretario de Políticas Sociales del Evita entiende que hay entre un 65% y 70% de rechazo a la gestión de Mauricio Macri a nivel nacional, y esto los lleva a buscar una enorme confluencia que permita abordar cuatro años de transición, porque "el daño que hizo el Gobierno, tanto con el endeudamiento, como con la desarticulación de la producción, la destrucción de la industria; el crecimiento de la pobreza, la indigencia y la desigualdad, nos habla de que vamos a tener un Gobierno de transición que será el punto de inicio para una nueva reconstrucción, donde el trabajo, la dignidad, la producción, la igualdad y los derechos de las minorías tengan un cauce en la próxima gestión de Estado", destacó.

Desde la Mesa Nacional del Movimiento Evita y la CTEP, consideran que en el marco de la construcción nacional, tiene que surgir una propuesta opositora sin proscripciones, ni exclusiones, y que se resuelva de forma democrática quien tiene mayor representación".

 

Unidad con participación y organización popular 

El dirigente del Evita entiende que hay sectores que hicieron oposición de distintas maneras. "Podemos dar fe de nuestro accionar, y en función de eso, los que no quieran ser parte de esa unidad, serán ellos mismos los que se bajen. Estamos en un proceso de acumulación pre-electoral y todo el mundo está buscando un perfil. 

Nosotros apostamos a la organización popular, la lucha en la calle y en unidad. Y sabemos que solamente con el Peronismo no alcanza, y con el Kirchnerismo sólo tampoco. Tenemos que construir con otros sectores: los movimientos, sindicatos, partidos populares y progresistas. Con todos los que pretendemos construir una Argentina distinta. 

Pero es necesario ir más allá porque la unidad no puede ser sólo de los políticos y de los partidos. Hay que lograr una confluencia con los sectores de la unión industrial, del cooperativismo, del mutualismo, los sectores de la producción y del trabajo, que quizás no tengan expresión política, pero sí la necesidad de reconstruir la Argentina en otro sentido, porque hoy estamos perdiendo casi todos y todas. 

Los únicos que ganan son los que apuestan al dólar y a la timba financiera; una pequeña minoría en la Argentina. Por eso sin proscripciones, ni exclusiones y con una agenda concreta, el que se quiera bajar que se baje. Nosotros no vamos a poner límites", manifestó.

 

"Orgullosos del trabajo militante del Evita en Misiones"

Con respecto a como se observa en la Mesa Nacional de la CTEP, el trabajo del Movimiento Evita en Misiones, Gildo Onorato reconoció que están orgullosos de la tarea militante y comprometida del Evita en la provincia, con la articulación con el Movimiento Nacional Campesino Indígena (Vía Campesina), con la propuesta política del Partido Agrario y Social, y con la necesidad de empezar a construir desde ahí una alternativa de Gobierno provincial. 

"Recorrimos algunas localidades del interior y vemos el trabajo que hacen en territorio, y en Posadas tuvimos una reunión con Unidad Popular, con el PTP, con el Partido Socialista, para empezar a construir una convocatoria a la unidad opositora, que pueda enfrentar a Cambiemos y a sus cómplices de la Renovación, que no dudaron un segundo en acompañar a la gestión de Cambiemos en el Congreso y en el plano nacional, y eso tiene sus consecuencias en los déficit productivos de esta provincia, sobre todo en la tarefa, con los tareferos donde vemos enormes desigualdades", lamentó.

 

Armar una alternativa de poder en Misiones

El dirigente político del Evita está convencido que éste es el momento de construir una alternativa de poder en la provincia, "donde tenemos que empezar a disputar no sólo lo legislativo, sino empezar a ganar municipios, y en todos los territorios porque es posible, y demostramos que nuestra labor es seria y responsable en el marco de la institucionalidad. No le damos la espalda a los problemas de los que sufren, y ahí está la gran potencialidad de este espacio, que en el marco de lo institucional busca poner en el eje de la gestión pública a aquellos que la están pasando muy mal.

Eso nos da esperanza y la posibilidad de pensar que es posible torcerle el rumbo a Cambiemos".

 

"Construir puentes porque solos no podemos avanzar"

Con respecto a la reflexión de que no habrá bienestar para el pueblo argentino si no es con un Gobierno peronista, el dirigente sostuvo que no existe bienestar si no se prioriza el trabajo, la producción y se enfrentan las desigualdades. 

"La irrupción del Peronismo fue muy importante porque le imprimió poder a aquellos que no lo tenían, y paradójicamente hoy muchos que se dicen peronistas a veces le dan poder a aquellos que ya tienen y muchísimo. Y se constituyen en cómplices y afectan profundamente las relaciones sociales y laborales, por eso toda aquella persona que quiera dedicarle su militancia, su tiempo, su vida, su práctica y social a los y las más vulnerables, para nosotros es un compañero o una compañera, provenga o no del Peronismo. 

Yo soy peronista, y creo que el Peronismo es central; pero está claro que no alcanza, porque el Gobierno de Cambiemos tuvo la gran capacidad de dividir, de fracturar, de estigmatizar, y muchas veces de romper los puentes".

Acerca del rol de los movimientos populares, explicó que tienen dos razones de existencia principales, una es dedicar los esfuerzos en defender y pelear por los derechos de los sectores más vulnerables, y la otra razón es construir puentes, porque solos no podemos. Necesitamos ampliar al máximo nuestra articulación social, política y económica, y desde ahí armar, trabajar la propuesta. No importa de dónde vienen, lo importante es a dónde quieren ir, y eso tiene que dar la suficiente claridad para construir los caminos hacia el futuro", afirmó.

 

"Las organizaciones sociales no dejaremos de reclamar"

Onorato consideró que el proyecto de una Ley "antipiquetes" anunciada hace unos días por el diputado Guillermo Castello, de Cambiemos, conlleva un oportunismo comunicacional y un efecto de promoción. 

"Además si se llegara a legislar una ley como esa, no haría más que profundizar las desigualdades, y lo digo porque nuestro sector no tiene acceso al trabajo digno, ni a educación, ni al sistema de salud, ni a una vivienda digna y saludable, ni a una nutrición plena, por lo tanto nos quieren quitar el derecho a la protesta. Pero las organizaciones sociales no vamos a dejar de luchar en la calle. 

Una legislación que consolide la desigualdad y que aborde la superficialidad de los problemas de estructura social en Argentina, no es ni más ni menos que el corazón de Cambiemos, es decir, olvidar, proscribir, estigmatizar a los más pobres, que se ven obligados a hacerse fuertes y de manera colectiva, masiva, comunitaria, y en la calle, porque es el único lugar donde encontramos alguna respuesta".

Agregó que el carácter punitivo para enfrentar las desigualdades nunca tuvo respuestas favorables, siempre se acrecentaron las brechas e impidieron que la democracia sea plena. "Esperemos que no asuman este camino, y que entre todos y todas podamos derrotar a Cambiemos, porque cuatro años más pueden ser muy duros y  ampliar más la desigualdad y la pobreza. Hay que tener en cuenta que si no existiera la Asignación Universal por Hijo en Argentina, tendríamos más del 50% de pobreza estructural, por lo tanto que hagan lo que quieran, porque como dicen los compañeros de Misiones, La Lucha Sigue!", expresó.

 

"El movimiento feminista está oxigenando la democracia"

El dirigente Gildo Onorato también se refirió al movimiento feminista, teniendo en cuenta que se acerca una nueva movilización y Paro de Mujeres para el 8 de marzo. "El feminismo transgrede, incomoda, y es un factor determinante de un movimiento que intenta ser transformador, y viene potenciando a las fuerzas populares en Argentina. 

Me parece que los varones estamos aprendiendo, las mujeres nos dieron muchas lecciones de unidad y solidaridad, y creo que es un movimiento que está oxigenando la democracia, y la forma de ver de cientos de miles de varones, que cargamos con siglos de privilegios, y que actualmente debemos aprender a escuchar, a corrernos a un costado, aprender a interpretar que el tiempo cambió, y que ya no se pueden sostener las desigualdades, y las principales están en el plano de lo social y del género. Nuestras compañeras pobres de los movimientos populares sufren una doble opresión, por mujer y por pobre. Creo que oxigenan el movimiento popular en un sentido transformador, y bienvenido sea, porque está claro que el destino demanda de todos y todas", expresó.

 

El Estado debe legislar para resolver desigualdades

Gildo Onorato también remarcó que es probable que este año se retome el debate para sancionar la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, porque, abordar un problema de desigualdad con el Código Penal, nunca fue bueno en Argentina. 

"En la esfera de las creencias y de la fe, cada uno con su vida puede tomar las decisiones que quiera; pero el Estado debe legislar para el conjunto, y por sobre todas las cosas para resolver las desigualdades. 

El militante político señaló que es necesario lograr el compromiso de construir una respuesta a un problema muy profundo, y entiende que es posible que la legislación cambie en Argentina, porque la interrupción del embarazo existe, existió, seguirá existiendo.

"Es necesario, como decía Evita, que 'donde hay una necesidad tiene que haber un derecho".Y remarcó que el aborto hay que abordarlo sin fanatismos, y sin anteponer las creencias y la fe. "Y lo digo desde mi lugar de creyente, de católico practicante, que veo más allá de las contradicciones y convicciones. 

Hay una desigualdad y las que más la sufren son nuestras compañeras pobres, las de los movimientos populares, y estamos muy orgullosos de que ellas hayan fijado una agenda, y una posición, y que nuestro Bloque en la Cámara de Diputados haya votado homogéneamente a favor en ese debate", remarcó Onorato.